Entre el 19 y 20 de marzo

Preparan estricto operativo de control para reunión del G-20

Política - 13/02/2018

Es para el encuentro de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales, que se llevará a cabo entre el 19 y 20 de marzo y que será la antesala de la gran cumbre de líderes en noviembre.

 

El gobierno ultima detalles para la implementación de un estricto operativo de control para la Primera Reunión de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G-20 que, a la postre constituirá el primer evento de envergadura de los previstos este año en la Ciudad en el marco de la presidencia argentina del organismo y que a fines de noviembre contempla la cumbre de líderes a la que asistirán, entre otros, Donald Trump y Angela Merkel.


El encuentro de funcionarios del área económica de los países con las 20 economías más importantes del mundo se llevará a cabo entre el 19 y 20 de marzo en el Centro de Exposiciones de Buenos Aires, ubicado en Figueroa Alcorta y Pueyrredón.

 

La elección de la sede no es casual: se trata de un complejo que será evaluado para el encuentro de los presidentes de fin de año.

 

Y, para ello, se desplegará un operativo de seguridad cuyos resultados serán evaluados con posterioridad. ‘No va a haber restricciones como las dispuestas durante la cumbre de la OMC en Puerto Madero, en la que hasta hubo un censo de vecinos. Tiene varios accesos detrás de las grandes avenidas.

 

Y es bueno por el tema del lucro, es decir, el operativo no afectaría la actividad comercial de la zona’, resaltó un funcionario involucrado en la organización del G-20.


El año pasado el Ejecutivo creó en el ámbito de la Presidencia a la Unidad G-20 que ha ido nutriéndose de personal para tareas de logística y especificaciones técnicas al tiempo que designó al ministerio de Seguridad, que conduce Patricia Bullrich, a cargo del diseño de la estrategia de prevención y seguridad.


“Va a haber custodia en los hoteles donde se alojen los ministros y en los traslados hasta el Centro de Exposiciones. Es probable que para ello se implemente un corredor de seguridad desde Retiro hasta el complejo. Son personalidades importantes de países que representan el 85% del PBI mundial”, justificó el funcionario consultado.

 

El G-20 contempla un centenar de reuniones de especialistas en ciudades como Buenos Aires, Bariloche, Rosario y Córdoba. Pero los ojos del mundo se posarán sobre la capital argentina a fines de noviembre -la fecha no está definida pero seguramente será un sábado y un domingo para no alterar el ritmo de la Ciudad- cuando se realice la cumbre de líderes.

 

Por un tema de seguridad, la sede se confirmará más adelante. Pero, según se pudo averiguar, el gobierno maneja tres opciones: el Centro de Exposiciones, Costa Salguero y Tecnópolis. “El Hilton de Puerto Madero que se utilizó para OMC no tiene capacidad. En estos tres lugares no se afectaría la actividad comercial ni a la gente. Vamos a sugerir uno pero después define la Unidad G-20”, contaron desde la cartera ubicada en Gelly y Obes.

 

Costa Salguero también es observado con atención puesto que se prevé que cuando arriben los principales dignatarios Aeroparque sólo opere vuelos militares y los servicios comerciales sean derivados a Ezeiza y El Palomar.

 

La falta de aviones supersónicos de intercepción obligará al gobierno a pedir colaboración a las potencias extranjeras y tal vez a países vecinos. Se descuenta que el Air Force One que trasladará a Trump será custodiado por cazas norteamericanos.

 

En el gobierno aún recuerdan las travesías a pie que tuvo que realizar Mauricio Macri por los anillos de seguridad desplegados en Hamburgo, en ocasión de la última cumbre de líderes, donde a la postre se registraron graves incidentes.

 

Las previsiones actuales buscan minimizar eventuales desmanes de manifestantes antiglobalización o evitar ataques terroristas. El año pasado el canciller Jorge Faurie había graficado el complejo panorama en el que se inscribe el evento: “La Argentina se está preparando a pleno para la organización de las cumbres del G-20 y de la OMC para que todo salga sin problemas. Pero nada ni nadie está libre de riesgos”, puntualizó. Popular 


Calificá esta nota