Por Daniel Caram

Navidad: entre penas y alegrías

Opinión del Director - 24/12/2017

A horas de la celebración del principal evento de la religiosidad católica en el mundo, no quiero estar ausente.
 
 
Si bien la navidad tiene significaciones trascendentales, no está de más hacer un alto para mirar detenidamente lo que pasa a nuestro alrededor. 
 
 
Inflación; represión; cacerolazos, detenciones; atropellos a nuestros abuelos; inseguridad; despidos y 44 hermanos argentinos desaparecidos en el mar, entre otros condimentos negativos, sumaron angustias al Pueblo para que se viva un clima poco festivo hasta casi opacar la dicha del nacimiento del niño Jesus. Esto muchas veces fomentad por los medios de comunicación que desestabilizan aún más nuestro ánimo. Pues hay que desenmascararlos, y replantearse dónde estamos, por qué estamos en esta situación, y cómo salir adelante. 
 
 
También estoy convencido que hay alegrías y es nuestro deber rescatarlas. La unidad como Pueblo nos tiene que llevar a eso, a juntarnos, a celebrar, más allá de las penas. Hay que volver a creer, y este tiempo es fundamental para hacerlo. La familia, los amigos, los hijos, lxs compañeros, tienen que ser nuestra estrella de Belén en esta tarea.
 
 
Hay que hacer como José y María, no bajar los brazos. Si la causa es noble, y vaya que lo es, tenemos que trabajar en conjunto para lograrlo.
 
 
Jaureche solía decir que el conquistar derechos provoca alegría, pues entonces, nuestra meta tiene que ser recuperarlos. Busquemos en el fondo de nuestro ser, ese espíritu fraternal y optimista. 
 
 
Ese es mi mayor deseo para esta noche buena, que logremos transformar las penas en alegrías.  
 
 
Feliz Noche Buena, Feliz Navidad!
 
 
 

Calificá esta nota