Interna radical

Con misterios, Ricardo Colombi continúa retrasando en Corrientes el llamado a elecciones

Política - 19/06/2017

Envalentonado por la victoria en la capital correntina, que le arrebató tras ocho años al peronismo, su principal rival en la provincia, el radical Ricardo Colombi apuesta al misterio y sigue demorando la definición del nombre del candidato a sucederlo por la oficialista alianza Encuentro por Corrientes (ECO) y de la fecha de las elecciones que definirán el gobernador por los próximo cuatro años.

 

Colombi dice tener "in péctore" el nombre de su candidato desde fines del año pasado, pero sigue sin revelar la incógnita como una apuesta a evitar el síndrome del "pato rengo" y mantener su poder de decisión, ejecutivo y político, lo más cerca posible de la expiración de su mandato.

 

Ahora, en el círculo de allegados al gobernador aseguran que la definición se producirá en los primeros días del mes próximo. La carrera la disputan tres dirigentes del radicalismo, espacio que lidera Colombi y que encabeza ECO.


Los nombres que circulan con más fuerza son los del presidente de la UCR local y senador provincial Sergio Flinta, el diputado nacional y miembro del Consejo de la Magistratura Gustavo Valdés, ministro de Coordinación y Planificación de la Provincia, Eduardo Vischi y el ministro Secretario General de la Gobernación, Carlos Vignolo.

 

Como parte de su apuesta por el misterio, el mandatario radical también sigue demorando el llamado a las elecciones provinciales en las que se definirá el gobernador a partir del 10 de diciembre. La única certeza que se tiene es que no se realizarán el mismo día que los comicios legislativos nacionales de medio término, ya que se lo impide la Constitución provincial.

 


Las fechas que circulan ahora en los corrillos políticos correntinos, tanto oficialistas como opositores, son la última semana de septiembre o la primera de octubre.

 

Sin embargo, el trasfondo de estas indefiniciones, en particular la del postulante oficialista, esconde algo más que la simple estrategia de manejar los tiempos políticos de la provincia como quien juega con marionetas a su antojo.

 

Con la posibilidad de una nueva reelección vedada por la Constitución provincial, la sucesión obligada de Colombi abrió una dura lucha entre los principales dirigentes que integran ECO.

 

Algunas se hicieron públicas a lo largo de este año, como la protagonizada por el vicegobernador provincial, Gustavo Canteros, quien salió a reclamar unas elecciones internas para definir al candidato de la alianza oficialista.

 

Canteros reaccionó así ante el anuncio de Colombi, quien dijo que será él quien elija al postulante y que éste será de extracción radical, y llevó la puja al extremo de amenazar con abandonar ECO y formar un frente con un grupo de fuerzas políticas -21 integran la alianza oficialista- con el cual competir en las elecciones.

 

Interna radical

 

Pero también hay una fuerte puja en el interior del UCR, partido que lidera Colombi y que es la principal fuerza de ECO.

 

La disputa la protagoniza un puñado de nombres cercanos al mandatario provincial, entre los que se destacan el senador provincial Flinta, el diputado nacional Valdés y el jefe de gabinete provincial, Vischi.


En esta competencia, Flinta parece haber sacado una ligera ventaja luego del triunfo electoral de ECO en las elecciones del intendente de la capital provincial. A él le adjudican la decisión de impugnar el uso del voto electrónico en los comicios del 4 del actual, que habría sido determinante para el sorpresivo triunfo de Eduardo Tassano.

 

En el peronismo sostienen que la decisión de Fabián Ríos, que buscaba su reelección, de mantener el adelantamiento de las elecciones a pesar de la marcha atrás en el uso del voto electrónico fue una de las causas de la derrota.

 

Sin embargo, Vischi contaría con el respaldo de la Casa Rosada (léase Jaime Durán Barba), que le reclama a Colombi que elija un candidato del mismo perfil que el senador Carlos Espínola, postulante del PJ.

 

En medio de este tironeo, Colombi sigue diciéndoles a quienes quieran escucharlo que la definición del candidato será suya, sin interferencias de ningún tipo. Mientras tanto, sigue jugando al misterio. LA NACIÓN


Calificá esta nota