Por Daniel Caram

Hasta en eso pierde

Opinión del Director - 15/05/2017

No son los mejores días para Ricardo Colombi, que deambula entre frustrado e irascible sus últimos tiempos como jefe máximo de la rosada local.

 

El mercedeño, todos lo saben, es fanático del fútbol, y pensó tener en el deporte más popular del mundo al menos un bálsamo para enfriar tanta mala onda.

 

Fanático enfermo de Boca Juniors y dueño-hincha-principal sponsor de Comunicaciones de Mercedes, tenía en los dos equipos un domingo que podía tornarse perfecto, futbolísticamente hablando…

 

Pero cuando vienen las malas, aparecen todas juntas.

 

Los horarios de los partidos le entregaron el primer mal gusto con su club mercedeño. En el estadio que hizo construir para que “el cartero” empiece a escribir su historia en el fútbol regional, las noticias surgían buenas al principio cuando por un dudoso penal (cobrado por un árbitro capitalino de confianza) Comu le ganaba 1 a 0 a Central Goya. Los goyanos habían ganado por ese resultado en la primera final por el ascenso, y entonces la serie se igualaba.

 

Pasaron los minutos y nunca llegó el esperado segundo gol. Y en los penales la primera gran frustración. Central apuntó mejor y se quedó con el ascenso al Federal B, dejando un  silencio sepulcral en el Encho Colombi.

 

Ya empezó mal la tarde futbolera para el Gober… y terminó peor… el Boca de su enfermedad perdió claramente con River de la manera que todos conocen… y el domingo terminó con un pleno de malas noticias.

 

Los que lo conocen dicen que el fútbol le enoja más que cualquier otra cosa… O sea: dos derrotas, implicaron un malhumor fenomenal que aún le perduró el lunes, cuando por supuesto no recibió una sola cargada debido a que los que osan hacerlo pueden terminar con un epíteto irreproducible como respuesta.

 

El lunes le queda la esperanza de su Comu al básquet. ¿O será todo derrota?.