Por Daniel Caram

No será mucho ?

Opinión del Director - 05/01/2017

Este espacio fue siempre –con absoluta convicción- defensor de los derechos de la mujer, destacando su protagonismo y necesaria igualdad en la sociedad.

 

Por eso se critica la cosificación de la belleza como producto, ubicando a la mujer como un elemento relacionado con el vil comercio.

 

Pero hay otros espacios, otros contextos, como sucede con nuestra Fiesta del Chamamé.

 

Este evento musical, cuya consolidación es uno de los logros indiscutibles del Gobierno Provincial, tiene bemoles y características propias. Por eso hay que dejar en claro que poner en duda ésta elección en particular casi no tiene asidero.

 

Puede que la Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género (CONSAVIG) no conozca en detalle ésta fiesta. Y el error está en no informarse como corresponde. De otra forma no se entiende ni comprende la solicitud realizada al Ministerio de Turismo, al considerar que el certamen “incentiva la "violencia simbólica contra las mujeres", según reza el comunicado.

 

Propios y extraños han sentado postura, y sin entrar en un falso chauvinismo, ni en pos de exacerbar ánimos sentimentales, acá debe plantearse ésta contundente diferencia: la elección de la Reina del Chamamé ni siquiera incluye los desfiles descarados de chicas en mallas o mostrando más de lo debido.

 

Por ello vale defender ésta elección, que además tiene la particularidad de buscar al hombre en su equilibrada representación, con chicos y chicas que además de mostrar ciertas dosis inocultables de belleza física deben saber sobre historia, cultura, música y hasta costumbrismos de Corrientes.

 

¿Hasta dónde podemos llegar con éstos extremismos?...

 

No se puede meter todo en la misma bolsa. Eso lleva al consabido rencor  de unos y otros, que empecinados en defender extremismos apelan a cualquier cosa para justificar lo injustificable.

 

Por eso… no es para tanto.


Calificá esta nota